miércoles, 20 de mayo de 2015

La inclusión educativa es insuficiente

La inclusión educativa es insuficiente
El problema del brillo es que a veces enceguece
Por   | Para LA NACION

¿Es la inclusión la única respuesta que podemos dar a la hora de analizar todos los desafíos educativos que enfrenta la Argentina? ¿Es el objetivo excluyente o el marco conceptual que debe moldear obligatoriamente cada una de las decisiones que se toman en educación, no importa si se trata de primaria, secundaria o universidad? Mi hipótesis es que no es necesariamente así.
Pero me apresuro en aclararlo: tampoco se trata de descartar el concepto sin más, como mera reacción a su apropiación insistente por parte del kirchnerismo.
Es bueno subrayarlo: "inclusión" no es simplemente el grito de guerra que distingue al oficialismo. El relato educativo que insiste con la inclusión como norte de la educación no es nuevo ni es una creación del kirchnerismo, aunque es cierto que el kirchnerismo es la línea partidaria que más aprovechó la "inclusión" hasta convertirla en eslogan de marketing político de su visión socioeducativa del mundo argentino. La ley de educación nacional de 2006, que consagró la obligatoriedad de la escuela secundaria, por ejemplo, impulsada por el gobierno de Néstor Kirchner, es el broche de oro de esa concepción, que instala sin vueltas la idea de una secundaria para todos y no sólo para una elite o una capa social favorecida.
Eso en la Argentina. Pero es importante destacarlo: hoy la noción de inclusión domina la perspectiva educativa en todo el mundo. Garantizar la escolaridad y la educación de chicos y adolescentes a escala global es tan perentorio como combatir el hambre que muchas veces los aniquila.
Conviene dejar estas cuestiones en claro y hay una razón: el desgaste que hizo el kirchnerismo de la idea de "inclusión educativa" como consigna para enrostrar al adversario político distorsionó la riqueza y las dimensiones diversas que encierra la noción de "inclusión".
Porque ¿qué decimos cuando decimos "inclusión" en el terreno educativo? Ahí empiezan los dilemas. Para el mundo de la infancia y la adolescencia, la "inclusión" tiene el peso contundente de lo justo. Por esto también acarrea todos los riesgos de lo políticamente correcto, que se impone como verdad indiscutida. E indiscutible.
Ése es el punto: la "inclusión educativa" es, sí, un deber de las sociedades, pero al mismo tiempo es un concepto polémico y cargado de dilemas. Es decir, demanda una discusión que agite el lugar común y su tendencia a convertirse en certeza incuestionada que le pone mordaza a cualquier pregunta. Su implementación deriva, por ejemplo, en disyuntivas que todavía no están resueltas en la Argentina.
¿Alcanza con llenar las aulas para decir que se tiene una "escuela inclusiva"? ¿Puede haber inclusión sin calidad educativa? ¿Queda algo de vitalidad en la noción de inclusión cuando el origen socioeconómico de los alumnos determina desde el vamos sus posibilidades de éxito o fracaso educativo? ¿La inclusión educativa practicada en los últimos años no se confunde más con acción social que con verdadera equidad educativa? ¿No hay algo de estafa en una inclusión educativa que recurre con demasiada facilidad a bajar exigencias para retener a chicos a punto de quedar fuera del aula?
Con el kirchnerismo, esa moneda de dos caras -inclusión y calidad- que es la educación opacó una, la calidad, y le dio brillo a la otra: la inclusión. El problema del brillo es que a veces enceguece.
Pero hemos aprendido: no se puede predicar la inclusión sin la calidad y la equidad educativa. No alcanza con democratizar el acceso a la educación si no se democratiza también el éxito educativo. Eso todavía falta en la Argentina.
Lo que queda claro es que, aunque exige matices, desde la escuela media hacia atrás, hasta el preescolar, la "inclusión" es un eje central para pensar las políticas educativas.
A las puertas de la universidad, el panorama es otro. Quiero decir: allí la matriz de la inclusión pierde fuerza. Pierde la legitimidad contundente que tiene en primaria y secundaria. Pienso, por ejemplo, la política de acceso a la universidad como uno de esos casos en los que la inclusión no da todas las respuestas: la inclusión no es la única medida posible del grado de apertura del portón que conduce a la universidad. En ese borde del mundo educativo, el debate requiere otras preguntas.
Hay datos que confirman esa posibilidad. Los países más inclusivos del mundo en términos sociales y con menor brecha educativa entre pobres y ricos regulan el ingreso a la universidad con exámenes altamente selectivos. Finlandia, por ejemplo. Su objetivo de inclusión educativa en primaria y secundaria no genera el más mínimo complejo de culpa a la hora de restringir el ingreso a la universidad y poner cupos según los objetivos estratégicos de desarrollo del país.
Porque el otro marco para pensar el tema educativo universitario es ése: cómo construir conocimientos de punta para un desarrollo económico sustentable que redunde en verdadera inclusión, la del crecimiento económico futuro en sectores con mucho valor agregado y el pleno empleo de calidad, y no simplemente la de poblar aulas en el corto plazo. Por eso no es necesariamente "de derecha" plantear cupos e ingresos con examen en la universidad.
Sí, me adelanto a los cuestionamientos: la Argentina no es Finlandia. Es cierto, hay que decirlo: Finlandia ejerce sus restricciones universitarias sin complejos por dos razones. Una razón es que hay una economía que funciona y quienes egresan del secundario y deciden no ir a la universidad, o no lo logran, tienen un destino a pesar de todo. No necesitan un título universitario devaluado para hacerse un huequito en el mundo laboral y social. El sector de los oficios vocacionales tanto en el área de la manufactura como en los servicios cumple con la promesa de un futuro posible. Otra razón es que la inclusión en primaria y secundaria funciona: los finlandeses tienen educación para todos y de alta calidad. En ese contexto, la competencia por las posiciones universitarias es justa, se da entre iguales, con iguales oportunidades desde la cuna.
Sin embargo, tampoco países con serios problemas de equidad, como Brasil, plantean la inclusión como variable casi única a la hora diseñar sus políticas universitarias. Hay exámenes de ingreso rigurosos y selectivos en las universidades públicas brasileñas, que son de elite aunque gratuitas. Al mismo tiempo se buscan correcciones a la equidad con políticas de discriminación positiva para los sectores más vulnerables que se educan en la escuela pública. Pero no ingresa cualquiera: sólo acceden los mejores alumnos de esos sectores. Me estoy refiriendo a la ley de cuotas, sancionada en 2012. El objetivo: democratizar el sistema universitario público preservando la meritocracia, en palabras de la presidenta Dilma Rousseff. Es decir, calidad y exigencia en el nivel universitario ante todo, con consideraciones de inclusión.
La Argentina, en cambio, hace de la inclusión el centro excluyente de su política universitaria pública. El tema de la injusticia y los derechos se instala entonces a las puertas de la universidad: cómo llega una población con aprendizajes desiguales, de lo que en teoría no son responsables, la respuesta más obvia de un Estado en esas circunstancias es no condenar a la víctima, es decir, liberar el ingreso. O poner un CBC para intentar nivelar conocimientos y flexibilizar los regímenes de promoción.
Pero eso no es más que un intento estéril de emparchar un problema social difícil, que sucede fuera del sistema educativo, con una respuesta educativa demasiado simple y de corto plazo. La inclusión se convierte en cosmética, con efectos colaterales negativos; por ejemplo, atentar contra la consolidación de una economía del conocimiento que conduzca a una sociedad justa, genuina y de largo plazo. Y, sí, también estructuralmente inclusiva.
Por eso hoy la educación universitaria como un derecho y el ingreso irrestricto a la universidad merecen ser discutidos, más allá de la corrección política de la inclusión social y educativa..

*

lunes, 18 de mayo de 2015

Un león pisa tierra por primera vez tras 13 años en un circo


Un león pisa tierra por primera vez tras 13 años en un circo

 El animal, llamado Will, era usado como atracción en un circo que realizaba giras por Brasil. Su hermosa reacción al momento en que sale de la jaula se viralizó en las redes. Mirá el video.



*

domingo, 17 de mayo de 2015

Jorge Asís: "No hay ningún final de ciclo"

Jorge Asís: "No hay ningún final de ciclo"

El escritor y periodista conversó con Diego Sehinkman en el ciclo Conversaciones sobre el panorama político de cara a las elecciones presidenciales; acusó al kirchnerismo de "viejofobia" por su ataque al juez Fayt

ver entrevista desde aquí

*

Por el déficit, el BCRA transferirá al Gobierno $ 78.000 millones

Por el déficit, el BCRA transferirá al Gobierno $ 78.000 millones

Lo aprobó el directorio el jueves pasado; compensarán el mayor gasto público y la caída de los ingresos; más emisión monetaria y presión inflacionaria
Por   | LA NACION
Con un gasto público que avanza a pasos agigantados e ingresos adormecidos por la recesión, el Gobierno deberá valerse este año del Banco Central (BCRA) para cerrar sus números. Prueba de ello es que, el jueves pasado, la entidad aprobó en su reunión de directorio transferirle al Tesoro 78.000 millones de pesos, prácticamente el total de las ganancias contables obtenidas en 2014, según confirmaron a LA NACION en el ente monetario que es presidido por Alejandro Vanoli.
Como accionista, el Tesoro siempre suele hacerse de parte de las ganancias del BCRA. El problema, en este caso, es que los $ 78.000 millones son ganancias exclusivamente contables.
En otras palabras, que surgen porque como el Central tiene activos en dólares (las reservas internacionales, que están compuestas por oro, divisas, bonos, pero también por letras intransferibles que recibió del Estado nacional), al devaluarse el peso respecto del dólar -como sucedió el año pasado- contablemente su balance medido en moneda local arroja una ganancia.
Pero la transferencia de estas utilidades implica en la práctica la emisión nueva de pesos, dado que no tienen esos billetes un mayor respaldo en moneda dura. Y, coinciden los economistas, pone además bajo presión el balance del BCRA. "En rigor -dice Francisco Gismondi, economista de Empiria Consultores-, son ganancias ficticias del Banco Central, que valoriza en pesos activos que tiene en dólares."
Gismondi explica que el Banco Central "incluye entre sus activos en moneda extranjera algunos que son deuda con el gobierno central, como, por ejemplo, la letra intransferible de más de 9000 millones de dólares que recibió por el pago con reservas al Fondo Monetario Internacional. Éstas son letras intransferibles, casi a una tasa de interés de cero, que vencen en enero próximo, y que nadie piensa que se vayan a cobrar".
Según el economista, "cuando le restamos al Central del activo todas estas cosas, tiene patrimonio neto negativo y, por ende, no debería distribuir utilidades. Para resguardarlo, debería distribuir sólo las utilidades que haya generado de verdad".

FUERTE DÉFICIT FISCAL

De acuerdo con el Balance Semanal que publica el BCRA, al 7 de mayo último su patrimonio neto ascendía a 114.018 millones de pesos. Sin embargo, entre sus activos, tenía letras intransferibles contabilizadas por más de 468.855 millones de pesos.
La realidad es que desde 2008 que el Banco Central viene distribuyéndole al Tesoro utilidades contables. No obstante, la tendencia se exacerbó a partir de la gestión de Mercedes Marcó del Pont al frente de la autoridad monetaria. De hecho, cuando Alfonso Prat-Gay ocupó la presidencia del BCRA firmó en su momento una carta con Roberto Lavagna, entonces ministro de Economía, en la que se comprometía a entregarle sólo las ganancias consideradas "líquidas y realizables", o que surgieran genuinamente, por ejemplo, de la compraventa de activos por parte de la entidad. Las transferencias de este año serán similares a las del año pasado y no se harán necesariamente de una vez, sino que pueden hacerse en cuotas.
Ramiro Castiñeira, economista jefe de Econométrica, estima que este año el BCRA deberá financiarle al Tesoro un déficit de 4,5 puntos del producto bruto interno (PBI), contra 4 puntos de 2014, aun a pesar de que el Tesoro también comenzó en 2015 a emitir sus propios títulos -los Bonar 24 y Bonac- para hacerse de dinero fresco.
"El Gobierno tiene un déficit fiscal que se financia monetizándolo, y una parte el BCRA la transfiere como utilidades y otra como adelantos. La realidad es que actúa como prestamista de última instancia de un Tesoro nacional con un déficit fiscal previsto para este año de 5 puntos del producto", explica Castiñeira.
Para rescatar parte de los pesos que inyecta en el mercado, el BCRA viene multiplicando la emisión de letras (Lebac, según la jerga financiera). En apenas un año, las Lebac crecieron casi en un 80 por ciento, al pasar de $ 174.675 millones a $ 314.328 millones. Pero, además, el costo que el BCRA paga por este pasivo trepó en igual período, del 28,4 al 29,7 por ciento.
Con un pasivo cada vez más abultado y más caro, algunos economistas creen que el BCRA podría en 2015 mostrar un balance deficitario, aun al medirlo en pesos. Y es que el rendimiento de sus reservas (su activo) no avanza a la par del costo de sus pasivos.

LA AYUDA INSOSLAYABLE

"Durante los últimos años aumentó fuerte el stock de Lebac y se subió la tasa de interés, lo que genera que el resultado cuasi fiscal del BCRA esté en peligro", dice Castiñeira. "Con lo cual, además de déficit fiscal, habrá cuasi fiscal este año. Antes, la devaluación del peso frente al dólar tapaba el déficit cuasi fiscal, pero este año, si el tipo de cambio sigue quieto, no se va a poder tapar", advirtió el economista.
De ser así, el nuevo gobierno que asuma en diciembre tendrá un desafío más: hacer que las cuentas públicas cierren ya sin la ayuda del Banco Central..
Del editor: cómo sigue. Pese a que el Tesoro empezó a emitir sus propios títulos, por el déficit, el Gobierno necesitará aferrarse a todas las fuentes de dinero posibles.

viernes, 15 de mayo de 2015

Gas Land - La Tierra del Gas(Sub Español)


Gas Land - La Tierra del Gas(Sub Español)

Película desde aquí

Las consecuencias de la explotación de los yacimientos de gas esquisto, parece ser que no son lo que las grandes corporaciones nos quieren hacer creer en sus campañas de información: una actividad sostenible y ecológica.
Los efectos para los acuíferos, el subsuelo, el terreno y los seres vivos son sospechosos de poder ser tóxicos y causar daños irreparables.

¿Te imaginas que hubiera una ley que nos protegiera a todos de este "terrarismo"contra la Tierra de Todos? ¿cómo crees que podríamos prevenir estos atentados contra la Pachamama antes de que ocurran? ¿no estás harto de que se anteponga el beneficio empresarial y se olviden de incluir en el balance los daños a posteriori contra el medio ambiente?
¿Te gustaría que los profesionales que favorecen con informes actividades como ésta, pudieran ser juzgados como colaboradores del entorno de las Grandes Corporaciones que practicasen este tipo de terrorismo ecológico? ¿cómo crees que deberían ser tratados...tal vez con nuevas Leyes Antiterraristas?
En España hay muchos proyectos en estudio y ya se han hecho perforaciones....
Hay asociaciones que trabajan para informar y evitar que este tipo de actividad siga adelante.

Tambien hay profesionales que minimizan el daño del fracking y lo tildan de "alarma injustificada".
Este artículo fue publicado en "El Heraldo de Aragón" con fecha, miércoles 12 de Diciembre de 2.012 y firmado por Geólogo D. David Navarro Vázquez.
Link del Artículo en el Ilustre Colegio Oficial de Geólogos:
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
"Lee todo, escucha a todos, no creas en nada a menos que puedas probarlo con tu propia investigación" William Cooper (1943-2001)


*

Un filósofo en primera persona - PARTE UNO Y PARTE DOS


Un filósofo en primera persona


Entrevista con Tomás Abraham, novelista (Parte I).
parte DOS ABAJO EN VÍDEO

La obra ensayística de Tomás Abraham ha cosechado lectores por más de 20 años, desde sus libros de crítica cultural y sus columnas periodísticas, que suspendió, según revela en esta edición de Revista Ñ, a raíz del caso Nisman. Abraham comenzó su tarea en 1984, como profesor de la UBA y fundador del Colegio Argentino de Filosofía, desde donde impulsó a filósofos franceses como Gilles Deleuze y Louis Althusser, poco divulgados durante la dictadura. 

No son estos los nombres que pueblan su flamante primera novela, “La dificultad”, la narración biográfica del protagonista Nicolás, con quien él tiene tantos puntos en común. En ella se narra el singular periplo parisino de un joven estudiante de filosofía, hijo de un poderoso industrial de la burguesía judía porteña, y su regreso a una Buenos Aires en plena torbellino setentista. En esta primera parte del diálogo, dejó en claro que esta vez quiere debérselo todo a sí mismo: a diferencia de sus ensayos, “La dificultad” no tiene comillas.

en vídeo aquí 

“Hay algo que siempre quise entender: ¿cómo se puede cambiar de vida?”, reveló en el diálogo. “Pero no cambiar de trabajo, casarse, no; quise explorar cómo, a partir de un cambio sutil, se puede ser otra persona. El término autobiográfico se puede aplicar pero como un retorno a un lugar que ya no existe. Quería construir las escenas de una caverna y tratar de entender en qué momento pudo haber acontecido esa “salida a la superficie”. Un día Nicolás se curó de su tartamudez, asumió el imperio paterno y se lanzó a dar clases.

*

lunes, 11 de mayo de 2015

Par de mellizas son hijas de padres diferentes


Par de mellizas son hijas de padres diferentes
Las niñas son hijas de la misma madre, pero hasta ahí llega su parentesco. Ahora, un juez dictaminó que la ex pareja de la mujer sólo deberá pasarle alimentos a una de las chicas.
Una mujer que había presentado un pedido de asistencia social en Nueva Jersey, Estados Unidos, se encontró con una sorpresa increíble pero real al descubrir que sus mellizas no son hijas del mismo padre, al contrario de lo que ella creía.
La madre, identificada sólo como T. M., había dado a luz a sus mellizas en enero de 2013 y puso en el certificado de nacimiento el nombre de A. S., su pareja por esos días, informó el sitio The New York Times.
Pero cuando la mujer presentó su caso para recibir asistencia social en el Condado de Passaic, Nueva Jersey, los miembros de la junta de Servicios Sociales pidieron un examen de ADN para establecer la paternidad del hombre y demandar una cuota alimentaria.
Ahí fue donde salió a la luz una de las rarezas más inesperadas de la biología, ya que A. S. resultó ser el padre de sólo una de las dos niñas. La madre de las pequeñas se vio obligada a reconocer que había tenido sexo con otro hombre dentro del mismo ciclo menstrual en el que concibió a su hija con su ex pareja.
Tras recibir los resultados del examen de ADN, y la consiguiente confirmación médica de que es posible que una madre dé a luz a mellizas de distintos padres, el juez Sohail Mohammed determinó que A. S. deberá pagar un total de 28 dólares semanales correpondientes a la cuota alimentaria de una de las niñas, su hija, informó el sitio USA Today.
*